Emmanuel Miranda Pérez

Director HOY EN POSITIVO

Usted las ha escuchado en las fiestas patronales alrededor del país; su sonido inconfundible forma parte de nuestro folklore y en este momento, la música de cimarronas se convirtió en Patrimonio Cultural e Inmaterial del país. Así lo estipula el decreto ejecutivo N° 43302-C, publicado en La Gaceta del 19 de enero de 2022. Dicha directriz aporta múltiples razones que justifican el reconocimiento. 

El documento oficial menciona a las comunidades de Santo Domingo y Barva, en Heredia; Palmares en Alajuela; Tres Ríos, Pacayas, San Isidro del Guarco y Juan Viñas, en Cartago; Liberia, Cañas y Nicoya, en Guanacaste; Esparza en Puntarenas; Aserrí, Ciudad Colón, Escazú y Santa Ana, en San José; entre otras, que destacan por la práctica de la música de cimarrona.

La solicitud de declaratoria ingresó a la Comisión Nacional de Patrimonio Cultural Inmaterial (CONAPACI) en noviembre de 2020, suscrita por la Municipalidad de Santo Domingo de Heredia y el movimiento Santo Domingo Cuna de la Cimarrona, este último representado por Juan José Carazo Bolaños. “Sumamente contentos de contar con esta protección para la música de la cimarrona costarricense que incluye no solo lo que conocemos como tradicional, sino que es toda la música que interpretan las cimarronas, como la fúnebre en Semana Santa y otras”, expresó Carazo.

Las cimarronas surgen a partir de antiguas bandas municipales o filarmonías; se les llama cimarronas en relación al término cimarrón, en alusión a algunos animales asilvestrados llamados así, como los gatos cimarrones que hacen ruido al pasar por los techos, o las manadas de ganado cimarrón, precisamente por el escándalo que hace la cimarrona a su paso por el pueblo.

La tradición de las cimarronas está relacionada con la mascarada tradicional costarricense y también suelen amenizar turnos, carreras de cintas, topes, cumpleaños, bodas, despedidas, fiestas varias, actividades religiosas y patronales de las comunidades costarricenses. Los instrumentos que conforman a la agrupación principalmente son saxofón, trompeta, trombón, clarinete, tuba, redoblante, bombo y platillos. La primera cimarrona formalmente constituida, existió en Santo Domingo de Heredia desde 1875, conocida entonces como la Filarmonía de Vicente López.

Nuestro reconocimiento a todos quienes hacen posible llenarnos de alegría en las calles y pueblos de Costa Rica, dirigiendo, integrando y organizando estas agrupaciones culturales, que nos llena de orgullo hasta internacionalmente. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *