• Absolutamente nada ni nadie detuvo el sueño de Sherman Guity
  • Su histórico logro y su récord mundial, nos llenan de orgullo

 

Redacción

HOY EN POSITIVO

Desde una cama del hospital, horas después de perder parte de su pierna por un accidente en su motocicleta, se inspiró y se propuso ser el mejor paratleta del país y medallista en unas Olimpiadas. Ya traía ese impulso, hasta que enfrentó ese inesperado hecho. 

Pero él sabía en el fondo de su corazón, que a pesar de la adversidad, tendría esa llama interna conocida como la pasión, totalmente encendida para ir no solo por plata y oro a los Juegos Paraolimpicos en Japón, sino para convertirse en un nuevo referente nacional y mundial, porque no existe limitación física que pueda detener a una persona, a alcanzar aquello que se proponga.  

Primero alcanzó el segundo lugar en la competencia de 100 metros lisos, en la categoría T64, y solo pocas horas después, nos regaló el oro, logrando a la vez, romper el récord en los 200 metros lisos. La disciplina, la concentración y el compromiso de años de Sherman, junto al atinado acompañamiento de su entrenador  Emmanuel Chanto, son el mejor reflejo de que cuando existe la suficiente motivación, cualquier meta puede ser posible hacerla realidad. 

Sherman afirma con total convicción: “Ahora me siento en la élite mundial. Todavía faltan muchas cosas por mejorar; quiero más. Espero inspirar a muchas más personas que tienen problemas, para que puedan superarse.

Este ejemplo que nos brinda el Campeón Mundial, debe ser la mejor fuente para que muchos comprendamos 

que los sueños se cumplen, siempre y cuando se luche fuerte por ellos. El respaldo de su familia, del Comité Olímpico Nacional, la Federación de Paradeportes, la Ortopédica Cartaginesa y de otros colaboradores silenciosos, han sido parte del éxito logrado. 

Deseamos que en el futuro próximo, este limonense nos siga llenando de preseas y más orgullo. Hermoso regalo nos ha ofrecido a los costarricenses, en la celebración especial del Bicentenario. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *