131 AÑOS DE DEMOCRACIA ELECTORAL

  • 7 de noviembre “Día de la Democracia Electoral”
  • Fecha coincide con la promulgación de la Constitución

Roberto Maxwell

Colaborador

[email protected]

Estamos celebrando un hecho inédito sucedido hace 131 años en nuestro país, que marcó para siempre el rumbo de Costa Rica. A partir de una valiosa lección cívica de un buen grupo de ciudadanos, – alrededor de 7.000  costarricenses-, se pudo hacer respetar valores supremos como la libertad, la igualdad y el respeto al sufragio.

Las nuevas generaciones deben saber que en nuestro país no siempre los hechos relacionados con el sistema electoral, se sucedían con transparencia. La voluntad popular no siempre era aceptada, y el fraude era un término común que se gestaba desde antes a una elección. Recordemos que hasta 1949, -año en que nace a la vida institucional el Tribunal Supremo de Elecciones, TSE-, la ratificación de los resultados de elecciones recaía en el Congreso de la República, y hasta en el mismo Poder Ejecutivo, por su influencia en ese otro Poder legislativo. 

Aunque en 1946, el Presidente Teodoro Picado planteaba la necesidad de crear el Tribunal Electoral, no fue sino hasta después del enfrentamiento armado de marzo de 1948, –ya con la Junta de Gobierno encabezada por José Figueres y la Asamblea Constituyente-, que se materializó en la Constitución del 7 de noviembre de 1949, la creación del Tribunal Electoral. 

El 7 de noviembre de 1889, esos miles de costarricenses, –muchísimos para el San José de entonces-,  salieron a las calles encabezados por Rafael Iglesias, y armados con palos, antorchas y machetes, gritaban consignas para que se respetara la voluntad de la mayoría -y por ende el voto popular-, que daba como ganador al abogado José Joaquín Rodríguez, candidato del Partido Constitucional Democrático. A quién le ganó, Ascensión Esquivel, ocupaba el cargo similar hoy a Vicepresidente del Gobierno de Bernardo Soto, además de “Ministro de Seguridad”, y éste y los militares bajo su mando, abogaban por imponer a como fuera a Esquivel. 

Esto fue lo que provocó que el pueblo saliera a reclamar un válido derecho, y hasta se enfrentaron los seguidores de ambos bandos, para que finalmente al estilo y cultura costarricense, se impuso la sensatez y el sentido común, y gracias a la mediación “del otro Vicepresidente”, el doctor Carlos Durán, Soto se vio obligado a renunciar, y después de seis meses, Durán le entregó el poder a Rodríguez, el 8 de mayo de 1890.    


Desde el punto de vista de la participación electoral, ese 7 de noviembre de 1889 es un excelente referente, sin embargo resulta limitado considerar que “ese día nació la democracia en nuestro país”.

Aunque después del 7 de noviembre de 1889, se presentaron en Costa Rica nuevos fraudes y dictaduras, se estableció el “Día de la Democracia” porque fue la primera ocasión en que la ciudadanía se alzó en armas para exigir que se respetara la voluntad que ellos exteriorizaron en las urnas, hecho que evidenció un alto grado de madurez de los costarricenses de entonces. 

Desde el punto de vista de la participación electoral, ese 7 de noviembre de 1889 es un excelente referente, sin embargo resulta limitado considerar que “ese día nació la democracia en nuestro país”, porque más bien ha sido la suma de muchas otras gestas, aportes de visionarios y logros históricos, lo que ha dado vida a nuestro actual sistema democrático, en paz y libertad. Pero por su significancia, vale la pena celebrar estos 131 años. Viva Costa Rica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *