• El origen de la celebración no es comercial, es desde la época romana
  • San Valentín desafiando al Emperador, casaba en secreto a enamorados

 

Fernando Retana

Colaborador- HOY EN POSITIVO

 

Durante todo el año disponemos de una serie de fechas que nos permiten conmemorar ciertas situaciones especiales, aunque deben ser de atención diaria, contribuyen a que podamos hacer un pequeño alto en el camino para concentrarnos en esos pequeños-grandes detalles, que en muchas ocasiones dejamos de lado por el trajín normal en el que nos desenvolvemos. El 14 de febrero ha sido para celebrar la fiesta del Día del Amor y la Amistad; acostumbramos a demostrarlo, regalando rosas los hombres a las mujeres, chocolates y pequeños detalles que demuestren amor y amistad. También, intercambiando presentes con amigos secretos. 

Otra denominación ha sido para nuestro país, llamarlo como el «Día de los Enamorados» y se festeja entre parejas, familia y amigos.

Muchos han de preguntarse sobre la razón de apoyarse en San Valentín, para afianzar el amor y el cariño entre esposos, novios y amigos. 

“Esto se remonta a la época del Imperio Romano, por tanto, no es inventiva comercial. Él era un sacerdote que hacia el siglo III ejercía en Roma, donde gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras. El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador; celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí se haya popularizado como el Patrón de los enamorados). El emperador Claudio se enteró y como San Valentín gozaba de un gran prestigio en Roma, el emperador lo llamó a Palacio. San Valentín aprovechó aquella ocasión para hacer proselitismo del cristianismo.

Aunque en un principio Claudio II mostró interés, el ejército y el Gobernador de Roma llamado Calpurnio, le persuadieron para quitárselo de la cabeza; el emperador Claudio ordenó que encarcelasen a Valentín. Entonces, el oficial Asterius, encargado de encarcelarle, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín, retándolo a que le devolviese la vista a una hija suya, llamada Julia, que nació ciega. Valentín aceptó y en nombre del Señor, le devolvió la vista. Este hecho convulsionó a Asterius y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo. De todas formas, Valentín siguió preso y el débil emperador Claudio finalmente ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de Febrero del año 270.” 

Esto resume el motivo de esta conmemoración, además del personaje y la fecha propiamente. No está de más entonces en este 2022, reiterarle a nuestra pareja y a otros seres amados, cuanto les queremos y apreciamos, y que por encima de ese detalle que les ofrendemos, nunca sustituirlo por el mejor de los presentes: un beso, un abrazo y un “te quiero mucho”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *