TIP´S PARA TRABAJAR DESDE CASA (2)

Si trabajas desde tu casa, prepárate para el día como si fueras a una oficina: date un baño y vístete.

Por Kenneth R. Rosen

Continuamos con la segunda parte con consejos prácticos para laborar desde nuestro hogar.

Crea una rutina

Establece metas. Haz una lista de las cosas que necesitan tu atención hoy, esta semana y este mes.

“Tener un horario consistente y ser más o menos estricto es muy útil para establecer límites con tu tiempo, de manera que puedas mantener un equilibrio entre el trabajo y la diversión”, dice Jacqui Cheng, editora en jefe de Wirecutter, quien ha trabajado desde casa tiempo completo o casi tiempo completo por cerca de doce años.

Mis amigos que trabajan a distancia desde hace mucho tiempo alaban la técnica de productividad Pomodoro de Francesco Cirillo por ser un modo efectivo de llevar a cabo metas o incluso proyectos más grandes, pues te ayuda a mantenerte concentrado por intervalos de 25 minutos con periodos de descanso de cinco minutos entre uno y otro. ¿Terminaste tu tarea en 25 minutos? Sigue con otra. La aplicación web TomatoTimer es un cronómetro sencillo que te puede ayudar a comenzar y mantenerte enfocado.

Evita las distracciones. Elimina las distracciones. Establece (y refuerza) los límites si trabajas en casa; explícale a tus familiares o hijos que no deben interrumpirte en tu área de trabajo a menos que sea algo importante. Aparta tiempo y descansos para estar con ellos, para que no se sientan sin derechos sobre tu tiempo de trabajo.

Sin embargo, quizá lo peor sean las redes sociales que te quitan el tiempo. Las aplicaciones disponibles para Google Chrome, como StayFocusd, permiten un tiempo limitado por día en sitios web seleccionados (como Facebook o Twitter) antes de volverlos inaccesibles por el resto del día. Vale la pena echar un vistazo a otras aplicaciones web como Strict Workflow, que es parecida a TomatoTimer.

Date un respiro

Busca tiempo para salir a dar caminatas cortas que te ayuden a motivar tu productividad y creatividad. Una de las bendiciones de trabajar de manera remota es la oportunidad de tener una vida más activa en lugar de estar atado a un escritorio, pero es importante que crees un hábito. De otro modo, caerás en la inercia de permanecer sentado en tu escritorio todo el día y de nunca salir de casa por la noche.

Es importante socializar para combatir la soledad y el aislamiento inherentes que sientes cuando estás fuera de una oficina tradicional.

Los paseos en bicicleta o las caminatas cortas elevan las endorfinas y agudizan la atención de la misma manera que un breve paseo por tu barrio. En el peor de los casos, haz planes para salir de la casa con familiares o amigos cuando el día de trabajo termine.

Cuando estés fuera del trabajo, mantente completamente alejado

Separar la tecnología del lugar a donde vas a recargar energías y desconectarte al final del día es fundamental para lograr la disciplina necesaria para trabajar a distancia. Del mismo modo en que deberías despertar en una habitación sin tecnología, deberías regresar a un espacio igual una vez que has terminado con tu día laboral. Cuando te desconectes, hazlo por completo. Cierra tus programas de chat y correos electrónicos, y considérate “fuera del trabajo” y “en casa”.

Tratar de mezclar trabajo y tiempo libre conlleva el peligro de nunca bajar el ritmo ni frenar, lo que puede ocasionar cansancio extremo y depresión por sentir que siempre estás trabajando y disponible. Para colmo, pierdes el tiempo que pasarías con tu familia y amigos si trabajaras en una oficina en lugar de hacerlo en casa. Asegúrate de reafirmar tus límites.

Sé agradecido. ¡Juega con tu perro, gato o pez dorado y disfruta el hecho de que trabajas desde casa! No todo el mundo puede hacerlo. Después de todo, si te cansas o no te gusta, es posible volver a la oficina. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *