• Batalla sucedió 165 años en la Hacienda Santa Rosa en Guanacaste
  • Enfrentamiento del 20 de marzo tardó solo 18 minutos, al mando del libertador Juan Mora

 

Rhonda Stone / Colaboradora HOY EN POSITIVO

En el año que celebramos nuestro bicentenario de la independencia, resulta oportuno comprender en su justa dimensión, este tipo de gestas por la libertad. Muchas veces se recuerda la batalla de Rivas el 11 de abril, pero se nos olvida que la gran gesta heroica de 1856 empezó un 20 de marzo en nuestro territorio guanacasteco, propiamente en la hacienda Santa Rosa.

William Walker que se había apoderado de Nicaragua, se inspiraba en el destino manifiesto; era un documento de principios doctrinarios que indicaban que el destino de los Estados Unidos era apoderarse de todo el continente americano. Walker -un sureño esclavista-, deseaba construir un canal interoceánico en el Río San Juan con el interés de poder acortar el tiempo en llegar del este al oeste de los Estados Unidos.

Luego de varias batallas dentro de la Guerra Nacional de Nicaragua, Walker ya se había hecho del mando del Gobierno nicaragüense y planeó atacar a Costa Rica en Santa Rosa de Guanacaste; esto fue el 20 de marzo de 1856; en esta batalla el ejército costarricense propinó una contundente derrota a los filibusteros en tan solo 18 minutos, expulsándolos del territorio nacional hacia Nicaragua.

Las tropas invasoras estaban al mando del coronel Slessinger, por su parte las tropas costarricenses estaban divididas en cuatro flancos; el Coronel Lorenzo Salazar dirigía a las tropas de avanzada, mientras el capitán Mateo Marín y su artillería golpeaba con todo a la Hacienda, la caballería y las tropas de a pie de José María Gutiérrez, evitarían la huida de los invasores. La primera baja nacional fue el capitán Manuel Quirós, quien murió espada en mano mientras luchaba en la edificación. El parte de batalla 19 personas  fallecidas en el ejército nacional (4 oficiales y 15 soldados), mientras que entre los filibusteros registraron 26 fallecidos.

Después de este enfrentamiento breve pero efectivo y con el pasar de los años, historiadores han señalado que esta fue la verdadera independencia de Costa Rica, pero en esta ocasión fue defendida y ganada en batalla propia. Así que nuestra nación no es libre e independiente solo por una orden en una carta desde Guatemala, sino por mérito y sangre propia, razón de más para estar orgullosos y festejar este 20 de marzo, gesta heroica liderada por Juan Rafael Mora Porras, quién desde hace pocos años atrás, se le han rendido múltiples homenajes en conmemoración de los 200 años de su nacimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *