• Cada una de ellas benefician la salud pública
  • Solo cinco países, entre los 66 analizados, tomaron en cuenta la salud pública en sus políticas climáticas.

Redacción

HOY EN POSITIVO

Costa Rica se colocó en el primer puesto del ranking internacional “Healthy NDC Scorecard”, el cual evalúa la incorporación de la salud pública en las políticas climáticas de cada país. En la más reciente versión de este ranking, nuestro país ocupa el máximo lugar de privilegio a nivel mundial, con 13 de 15 puntos posibles. Esto significa que las políticas climáticas del país destacan tanto por su ambición y como por tomar acciones para reducir el impacto del cambio climático en la salud pública.

El índice es elaborado por la organización internacional Alianza Global por el Clima y la Salud, la cual es el mayor consorcio de organizaciones de salud con enfoque de cambio climático en el mundo. “Costa Rica reconoce que el cambio climático impactará la salud de las personas y que necesitamos tomar acciones urgentes. Afortunadamente, contamos con las soluciones y están al alcance de todos los países, incluyendo las naciones del sur global. Las inversiones necesarias para hacerle frente al cambio climático mejorarán la calidad del aire, quitará presión a nuestros sistemas de salud y mejorarán nuestro bienestar. 

“El reconocimiento de las políticas climáticas de Costa Rica en el ranking “Healthy NDC Scorecard” muestra una vez más que el país es líder mundial en la lucha contra el cambio climático”, dijo la ministra de Ambiente y Energía, Andrea Meza

Los compromisos de Costa Rica ante el Acuerdo de París –llamados Contribución Nacionalmente Determinada o NDC-, trazan la ruta para que el país logre la meta de la carbono neutralidad para el 2050, así como para adaptarse a los impactos del cambio climático que afecten a nuestro país. Para esto, la NDC de Costa Rica toma en cuenta peligros para la salud pública como las enfermedades respiratorias relacionadas con la quema de combustibles fósiles, así como otras enfermedades asociadas al aumento de la temperatura como el chikungunya y la fiebre amarilla.

Costa Rica presentó una nueva NDC a finales del 2020, la cual es una actualización del primer compromiso del país en el 2015; este instrumento combina información de varios planes nacionales, como el Plan Nacional de Descarbonización y la Política Nacional de Adaptación al Cambio Climático. La meta del país es alcanzar la carbono neutralidad para el año 2050.

Metodología. A los países se les asignó un puntaje basado en la consideración de la salud en cinco áreas clave: impactos, adaptación, co-beneficios, economía y finanzas, con puntos adicionales disponibles donde hubo un enfoque particular en relación con medidas sobre los impactos del cambio climático. Es decir, el fortalecimiento de los sistemas de salud para hacer frente a cargas adicionales, beneficios colaterales para la salud, reconocimiento de los requisitos económicos y financieros y puntos de bonificación por la prominencia general de salud, hasta un total de 15 puntos. 

El reporte y la información asociada está disponible en https://climateandhealthalliance.org/initiatives/healthy-ndcs/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *